Miércoles 23 de Agosto del 2017
Santo Domingo, República Dominicana

Frank Núñez

Un año de cambio seguro
Los soles abrasadores de abril dieron paso al mayo lluvioso del año 2012 mientras las encuestas comenzaban  a reflejar una ligera ventaja en el electorado de Danilo Medina, candidato presidencial del Partido de la Liberación Dominicana (PLD), el Partido Reformista Social Cristiano (PRSC) y el Bloque Progresista  sobre Hipólito Mejía, del Partido Revolucionario Dominicano (PRD) y otros grupos aliados. El slogan “Continuar lo que está bien, corregir lo que está mal y hacer lo que nunca se hizo” comenzó a ser alternado con el que rezaba “Danilo, el Cambio Seguro”. Con este último quedó coronada la victoria del binomio electoral completado por la doctora Margarita Cedeño de Fernández, hoy vicepresidenta de la República.
La expresión “cambio seguro” sintetizaba el concepto de que si bien en República Dominicana se produciría una sucesión democrática en la administración pública, primaría la seguridad de que la población seguiría disfrutando de estabilidad macroeconómica, paz social y predominio de las libertades ciudadanas, característica común de los diferentes gobiernos del partido morado, todos encabezados en ese momento por el presidente Leonel Fernández.
Contrario a la errónea interpretación que quisieron darle los apologistas de Mejía, vendiendo la idea de que cambio implicaba un distanciamiento de Medina con Fernández, los resultados en las urnas demostraron que la mayoría del electorado aquilató el concepto con el convencimiento de que se trataba de la dinámica constante de pasar de un estadio a otro, como ocurre con todo lo que tiene vida y existencia. Es verdad de perogrullo afirmar que no hay nada más seguro que el cambio.
Ya lograda la victoria y con el posterior cambio de mando, los estrategas del contrario insistían en promover la separación del presidente entrante con el saliente, enarbolando la tesis de que éste le había dejado un gobierno quebrado a Medina. Pese a la advertencia del nuevo mandatario de que no tiraría piedra hacia atrás, sino que haría un gobierno que cambiaría el rostro de los dominicanos, todavía persiste en la mente de teóricos cotrarios la ilusión divisionista, ya que ven en ella la carta de triunfo para derrotar en una próxima contienda electoral  al PLD y las fuerzas aliadas.
“Los gobiernos del compañero Leonel le han cambiado el rostro al país, ahora yo le cambiaré el rostro a los dominicanos”, era más o menos lo que prometía en sus discursos de campaña el hijo meritorio de Arroyo Cano. De manera que ese contacto permanente con todos los sectores de la vida dominicana, con todas las clases sociales y denominaciones, viene a ser, entiendo yo, la aplicación práctica del compromiso asumido por Medina.
Los fenómenos que han mantenido entristecidos los rostros que Medina se ha propuesto alegrar son el desempleo, la inseguridad ciudadana y el pésimo servicio de la energía eléctrica, campos en los que hemos visto al gobernante empeñado en “tomar el toro por los cuernos” para cambiar positivamente la situación.
Como prometió Medina en su plan de gobierno, el turismo como sector dinamizador de toda la economía recibe el estimulo directo de su administración, y hay que ver la marcha vertiginosa que llevan proyectos como la autovía del Coral en el Este, zona donde cada día se inician trabajos de nuevos complejos hoteleros, lo mismo que en el Norte con Puerto Plata a la Cabeza, el Nordeste con Samaná y sus diferentes comunicades, en tanto que en el Sur con Barahona y Pedernales se está a la espera de soluciones catastrales  imprescindibles para desarrollar turísticamente ese paradisíaco litoral. Además del turismo, en la búsqueda de nuevos empleos,  el  gobernante y su equipo respaldan con financiamientos blandos la pequeña y la mediana empresa, a través del Banco de Reservas, mientras el Banco Agrícola hace lo suyo en el sector agropecuario.
En torno a la Seguridad Ciudadana, muy pocos ponen en duda la voluntad política del Presidente Medina para enfrentar la delincuencia y el crimen organizado, sobre todo después de la designación en la jefatura de la Policía Nacional del mayor general Manuel E. Castro Castillo, quien, como lo está haciendo con el caso de la muerte de un ciudadano alemán y la desaparición de dos cajas fuertes con 60 millones de pesos, euros, dólares y prendas cometidos por miembros de esa institución en Puerto Plata, está demostrando que no le temblará el pulso para adecentar el cuerpo del orden y ponerlo en capacidad de propiciar la paz pública en el país.
El mayor general Castro Castillo ha recibido el respaldo de la Iglesia Católica Dominicana, desde su jerarquía, representada en su Cardenal, arzobispos y obispos hasta sus sacerdotes parroquiales, diáconos y laicos. Lo mismo han hecho las iglesias evangélicas en sus diferentes denominaciones, junto a clubes barriales, juntas de vecinos y un sinnúmero de entidades culturales y deportivas. Todas esas organizaciones se han comprometido a respaldar al nuevo jefe de la Policía para que sean los buenos que expulsen a los malos en el cuerpo del orden, como proclamara recientemente el arzobispo de la arquidiócesis de Santiaga, Ramón Benito de la Rosa y Carpio.
Lo del pésimo servicio de la energía eléctrica ha sido calificado por Medina como inaceptable, por lo que quienes se han beneficiado por décadas del desorden deberán prepararse para recibir del mandatario el mismo trato que le dio la la empresa minera Barrick Gold, con una revisión de los contratos que le permita a los dominicanos un servicio más eficiente y económico del que hasta ahora está recibiendo.
De manera que el “cambio seguro” ha funcionado, y el que lo dude, que observen el 80 por ciento de aceptación que le dan las encuestas al gobierno de Medina. Los que preferimos la opción Medina-Cedeño de Fernández ante la oferta Mejía-Abinader por lo menos tenemos la satisfacción de observar, en un año de gestión exitosa,  que el “cambio seguro” está continuando lo que estaba bien, corrigiendo lo que estaba mal y haciendo lo que aún no se había podido hacer.
 

tras Opiniones de Frank Núñez

Encuesta
¿Logrará reelegirse en 2016 el presidente Danilo Medina?
Finanzas
DOLAR US
Compra RD: 44.68
Venta RD: 45.00
EURO €
Compra RD: 48.95
Venta RD: 52.60
Combustibles
Premium RD: 225.50
Regular RD: 205.10
Gasoil RD: 173.20
Gas Pro. RD: 81.70
Gas (sub.) RD: 30.50
El tiempo
El Tiempo en Santo Domingo