Lunes 21 de Agosto del 2017
Santo Domingo, República Dominicana

Franklin Díaz Reyes

Caliesaje y la CIA en la política dominicana
1   DE  3
La incursión de Rafael Leónidas Trujillo Molina en la política dominicana introdujo  gran dinamismo, variedad, omnipresencia e importancia de los servicios secretos o de inteligencia en los cuerpos armados del país, donde al decir de Eugenio María de Hostos “el chisme alcanza categoría de Estado.” Surgió de inmediato una subcategoría, a los que el pueblo llamo calieses o chivatos. Es también Trujillo quien procura, da apertura y formaliza la relación de los servicios de inteligencia dominicanos con la Agencia Central de Inteligencia de los Estados Unidos de Norteamérica (CIA).
La utilidad e importancia que en su  provecho este daba a dichos servicios es bien  ilustrada por el ingeniero José Daniel Ariza Cabral, uno de los pocos sobrevivientes de Las  Manaclas, hijo del General José Daniel Ariza Sánchez,  partidario del Presidente Horacio Vázquez y opositor de Trujillo desde que este era coronel, cuando refiriéndose a algunas cualidades y habilidades ya notorias en Trujillo, desde antes de tomar el Poder, dice: “Ese oficial ya siendo coronel, tenía un buen servicio de inteligencia, lo  que quiere decir que cada vez que alguien, ya sea mi padre o cualquier otro, se presentaba donde el presidente Horacio Vázquez, que ocupo la presidencia en 1924, y le hablaban en contra de Trujillo todo lo que le decían  a Horacio Vázquez de algún modo llegaba a oídos de Rafael  Trujillo, cosas que iba anotando.” (José Daniel Ariza, “Testimonios  Autobiográficos,” Tomo 1, pág. 32)
Otra interesante referencia que comenta es sobre el encuentro que en 1931 sostuvieron Trujillo y Desiderio Arias y de los beneficios que la habilidad en el uso del servicio de inteligencia obtenía el primero. Ya que un tío político suyo fue quien llevo a Trujillo donde Desiderio, el ingeniero Ariza Cabral cita algunos detalles. 
Cuenta que Trujillo dejo su escolta a distancia y en la puerta se quito  su pistola y la  entrego. La conversación entre ambos se prolongo bastante tiempo. En los alrededores de la casa había muchos partidarios de Desiderio,  entre ellos Salomón Abad, con fama de guapo y uno de sus más cercanos colaboradores y de más confianza.  A viva voz decía: “este es el momento para salir de ese hijo de puta, lo que hay que hacer es  partirle el pescuezo”. Otro de los presentes le comunico a Desiderio lo que estaba pensado Salomón, por lo que este detuvo por un momento la entrevista, para ir a calmarlo.  Luego cuando terminaron la entrevista, dio una vuelta con Trujillo por los alrededores y dijo a todos: “Se va Trujillo, llegamos a un acuerdo y tengan presente que el que atente contra la vida de este señor es contra mí que está atentando. A sí que ya están advertidos.” Luego fue con Trujillo hasta la puerta, donde este se puso su pistola y se marcho. Desiderio lo que reclamaba a Trujillo, era empleos y algunas prebendas  para su gente.
Lo que desconocían muchos es que entre  el grupo de Desiderio, habían varios calieses infiltrados de Trujillo, quien se  entero de todo lo que allí se dijo y no por casualidad  a los pocos días murió Salomón Abad. Es también historia que más tarde la cabeza de Desiderio Arias, como mensaje,  fue exhibida por varios pueblos del Cibao.  
En el libro que le costó la vida, Una Satrapía en el Caribe (págs. 102 y 103), el ex Secretario Particular de Trujillo, el español  José Almoina, relata cómo el Partido Dominicano, único partido permitido en la época, organizo un sindicato de servicio domésticos;  para aparentemente proteger a las pobres sirvientas explotadas, pero que en verdad era un medio para infiltrar espías, conocidos como calieses, soplones o chivatos, en la intimidad de los hogares.  Los sirvientes recibían instrucciones en el Partido y este se encargaba de buscar y conseguir ocupación para ellos. La familia a la que el Partido le ofrecía un sirviente y no lo aceptaba,  pasaba de la categoría de sospechosa a desafecta del régimen  y del espionaje del Partido al del SIM (Servicio de Inteligencia Militar). Si la familia aceptaba a la sirvienta propuesta por el Partido, entonces comenzaba a funcionar de inmediato  el servicio de información. Todos los días la criada debía ir al Partido a informar lo que pasaba en esa casa, quienes la visitaban, sobre las conversaciones que sostenían, la manera de pensar de cada miembro de la familia.  Igual pasaba con los servicios domésticos de las Embajadas y Legaciones.   
El Partido disponía de un servicio de camareros de ambos sexos, especialmente entrenados y por lo general formado de negros cocolos, procedentes de las Antillas Menores (de Jamaica,  de Guadalupe, de Martinica, de Trinidad y Tobago, de Santo Tomas, de Barbados, de Antigua, etc.). Todos hablaban ingles y francés, por lo que producían informaciones altamente apreciadas y  recibían  gratificaciones importantes.  De estos grupos también el  Servicio de Inteligencia reclutaba  los choferes del cuerpo diplomático, los cuales constituían los elementos de mayor interés para las autoridades. ”Trujillo –dice- da mucha importancia a la vida intima de las gentes y tiene especial cuidado en vigilar y obtener informaciones preciosas de cada familia (…) Esto explica, el por qué todos los complots y movimientos en contra de su régimen, fracasaron.”
Es en el 1957 que fue creado el Departamento de Seguridad para reunir en una sola institución el espionaje, el contraespionaje, aplicar la ley de inmigración, el servicio de inteligencia en el exterior, actividades que hasta entonces estaban a cargo directamente del Secretario de las Fuerzas Armadas. Se le denomino Servicio de Inteligencia Militar (SIM), bajo la dirección del General Arturo Espaillat, graduado en la Academia Militar de West Point, en  Estados Unidos. se calmo, fue dejado en su rango anterior. Anteriormente en el SIM el General Espaillat había sido sustituido por el General Félix Hermida.
Es importante recordar con relación al General Arturo Espaillat, apodado Navajita por lo estricto que era con el personal bajo su mando, que más tarde fue nombrado Cónsul General en New York, donde planifica y realiza, en complicidad con Félix W. Bernardino, el secuestro del profesor de la Universidad de Columbia, Jesús de Galindez. Cuando por las evidencias señalaban  su responsabilidad  con ese caso y las autoridades norteamericanas comenzaron a investigarlo, fue sustituido en el cargo por el Gobierno Dominicano y trasladado a Santo Domingo, donde fue ascendido a Mayor General (transitorio) hasta que el asunto se calmo y fue bajado a su rango anterior. Después de su paso por el SIM Espaillat estuvo recluido en hospitales psiquiátrico. Aunque en principio fue sospechoso de tener vínculos con el Mayor General Pupo Román e incluso con la CIA para confirmar o no la ejecución del atentado  y se le investigo con relación a la muerte de Trujillo, fue dejado en libertad, después de lo cual busco asilo político en Estados Unidos y Canadá. Regreso al país a la salida de Ramfis Trujillo, pero fue devuelto desde el aeropuerto, a donde el gobierno de turno, como compensación, le envió diez mil dólares para sus gastos. Luego al cabo de un tiempo, en el extranjero se suicido de un tiro en la cabeza.

tras Opiniones de Franklin Díaz Reyes

Encuesta
¿Logrará reelegirse en 2016 el presidente Danilo Medina?
Finanzas
DOLAR US
Compra RD: 44.68
Venta RD: 45.00
EURO €
Compra RD: 48.95
Venta RD: 52.60
Combustibles
Premium RD: 225.50
Regular RD: 205.10
Gasoil RD: 173.20
Gas Pro. RD: 81.70
Gas (sub.) RD: 30.50
El tiempo
El Tiempo en Santo Domingo