Sábado 29 de Julio del 2017
Santo Domingo, República Dominicana

Guido Gómez Mazara

El PLD: De la confianza al peligro
Un partido que ejerce el poder por tantos años corre el riesgo de perder conexión con la realidad. El PLD de 1973 no se parece al de 1996. Y menos aún, los actuales perfiles de su dirigencia esencial guarda relación con la generación de soñadores, entusiastas y eufóricos jóvenes que acompañaron a su maestro y líder a construir un partido para servir al pueblo.
 
Los dirigentes históricos del PLD deben recordarla: Doña Josefa Marchena. Una mujer dulce, leal a Juan Bosch, profundamente crítica y convencida de que militaba en la organización perfecta. Su casa, ubicada en la calle 16 de Agosto, sirvió de centro de solidaridad en períodos muy duros. Cobijaba a perseguidos, protegía a las viudas y alimentaba al variopinto de la izquierda democrática. Así tuve referencias del molde de una organización nacida con el específico deseo de distanciarse del PRD.
 
Esas referencias personales, en años infantiles, me asignan la materia prima para entender cómo la metamorfosis que provoca el poder no conduce a una reflexión sensata y racional en una parte del liderazgo de ese partido. Antes, la congruencia alrededor de un objetivo los unificaba. Ahora, el consenso sólo es posible en la preservación del presupuesto nacional. No obstante, las discrepancias parecen desbordadas y tomando un camino de no retorno.
 
Transformado el estatus de su dirigencia esencial y agraciados por la incompetencia opositora, se sienten seguros de la victoria. Un sector se consolida internamente, desdeñando la enorme capacidad que tienen las organizaciones de fastidiarse cuando en pleno ejercicio del poder no siente un auténtico contrapeso, y en esa dirección, provocan una alianza de la franja que, tanto en la sociedad como en el partido, se siente segregada.
 
El sector dominante del PLD hizo lo políticamente correcto, cuando tomó desde el gobierno, el aparato y la estructura del partido. Ahora bien, al aislar la disidencia interna cometió el error de entenderse con lo peor del sistema partidario porque pocos entienden las distancias éticas de los suyos y el abrazo protector hacia lo que estando afuera, contamina conseguir el triunfo desde una óptica diferenciadora.
Danilo Medina es un operador político exitoso, pero la lógica del aparato partidario no se puede confundir con un Estado estructurado para equilibrios que parecen afectarse, por lo empecinado de las luchas por candidaturas congresuales y municipales. Los niveles de agresividad en la búsqueda de los espacios a elegir el próximo mayo 2016 expresan que la irracionalidad no es un factor exclusivo del PRD.
 
Además, la tendencia del aspirante decapitado por las confrontaciones intra-partidarias es aproximarse a la organización capaz de abrir las compuertas de sus deseos y ambiciones por aparecer en las boletas. Ahí está el caldo de cultivo de una clara intención que procura debilitar las fuerzas gubernamentales.
 
Los resultados que proyecta el oficialismo pueden colapsar ante el aluvión del club de glotones que andan intercambiando apoyo por un pedazo del pastel gubernamental. Hasta hoy, la oposición no parece sacar provecho de las confrontaciones internas. Pero las elecciones serán realizadas en Mayo del año próximo, y faltan meses para eso. No obstante, el factor confianza puede constituirse en el verdadero peligro para el PLD.
 
El otro escenario lo representa la postura a tomar por el sector de Leonel Fernández. Hasta el momento, Danilo Medina luce como ganador de la batalla, pero no es inteligente cercar a un hombre que, tres gestiones gubernamentales, le asignan una enorme capacidad de daño.

tras Opiniones de Guido Gómez Mazara

Encuesta
¿Logrará reelegirse en 2016 el presidente Danilo Medina?
Finanzas
DOLAR US
Compra RD: 44.68
Venta RD: 45.00
EURO €
Compra RD: 48.95
Venta RD: 52.60
Combustibles
Premium RD: 225.50
Regular RD: 205.10
Gasoil RD: 173.20
Gas Pro. RD: 81.70
Gas (sub.) RD: 30.50
El tiempo
El Tiempo en Santo Domingo