Sábado 19 de Agosto del 2017
Santo Domingo, República Dominicana

Humberto Salazar

Vox populi vox dei (vos del pueblo voz de Dios) a veces
Ahora que terminó la Semana Santa, fecha en que se conmemora cada año la pasión y muerte del Señor Jesús, el análisis de los hechos que ocurrieron en Jerusalén, nos muestra lo poco que ha cambiado la actitud de los hombres y mujeres que somos parte de la raza humana con el transcurrir de los siglos.
 
Del relato de los evangelios lo que mas nos llama la atención es lo cambiante y veleidosa que es la opinión de las multitudes, sobretodo cuando se manipula, retorciendo los hechos, para favorecer intereses individuales o colectivos.
 
El día domingo, Jesús entra a la ciudad de Jerusalén en forma apoteósica, seguido por una multitud que le grita hosanna, hosanna (que significa libéranos) y es reconocido por el pueblo como el Mesías prometido en las escrituras.
 
Aquello era una entrada triunfal a la Ciudad Santa, es de suponer que Jesús entró por la Puerta Dorada, que era la señalada para el ingreso del Mesías prometido; el pueblo se volcó a las calles y gritaba ¨bendito es el que viene en nombre del Señor¨ , tal como había sido profetizado en el libro sagrado de los hebreos.
 
Es posible que los discípulos se mostraran sorprendidos por el triunfo que estaba logrando aquel día su Maestro, Jesús era reconocido por los judíos como el enviado de Dios para salvar a su pueblo, era alabado y adorado mientras recorría el camino hacia la ciudad sentado en un asno.
 
Imaginamos el gozo interior que sentían y lo orgullosos que debían mostrarse ante el resto del pueblo, quizás se creían ya seres superiores, porque eran parte de la corte del Rey de los Judíos reconocido por el pueblo de Israel.
 
Sin embargo, a solo cuatro días de este recibimiento, ese mismo Jesús es arrestado de noche en el Huerto de Getsemaní, y acusado de dos crímenes: uno religioso, la blasfemia de haberse declarado ¨Hijo de Dios¨, que era de la exclusiva jurisdicción del Sanedrín o tribunal religioso judío.
 
Y la otra acusación, que era muy peligrosa, porque en caso de demostrarse conllevaba la pena de muerte: el delito de sedición y conspiración en contra de la autoridad de Roma, que debía conocer el Gobernador romano Poncio Pilatos.
 
Los primeros en salir huyendo fueron los discípulos, todos abandonaron al que llamaban su Maestro, hasta uno de sus mas cercanos seguidores llegó a negar su pertenencia a su circulo íntimo cuando fue identificado en medio de la noche.
 
A la una de la madrugada Jesús fue presentado como acusado ante el Sanedrín, estaba solo, nadie lo acompañaba, como los judíos no podían condenarlo a muerte sin correr el riesgo de ser desautorizados por las autoridades romanas, decidieron conducirlo a la presencia de Poncio Pilatos.
 
Al examinar los hechos Pilatos lo declara inocente y para complacer a la multitud, que lo presionaba, decide condenarlo a la flagelación, es decir a ser azotado como castigo a un crimen que el mismo Gobernador había dicho que no se había comprobado.
 
Sin embargo, como aumentó el griterío y la insatisfacción de parte de los mismos que días antes lo llamaban Rey y Mesias, pidiendo un castigo mayor, Pilatos plantea un plebiscito a la multitud presentándoles el dilema de escoger entre Jesús, a quien el consideraba inocente, y Barrabás, un criminal convicto y confeso condenado a muerte por sus crímenes.
 
Y esa multitud, que lo alabó cuando ingresó a la ciudad, que consideraban pocos días antes que Jesús era su salvador y pedían que los liberara del yugo colonial, se desgañitó y gritó pidiendo la liberación de Barrabás, el criminal, y exigiendo la crucifixión de Jesús, el inocente.
 
Fue el mismo auditorio popular que lo esperó con ramas de arboles para abrirle camino hacia la glorificación y el triunfo, cantado loas a su nombre un domingo de mañana, el que se burló de Jesús el viernes cuando le clavaron una corona de espinas sobre su cabeza y le pusieron un manto sobre sus hombros para caricaturizar su pretensión de ser llamado Rey.
 
Las mismas voces que lo declararon Mesías y enviado de Dios para salvar a los judíos, lo insultaron, se burlaron, lo escupieron, lo maldijeron y escarnecieron en su camino a morir al Gólgota, lugar donde eran crucificados los malhechores.
 
Este es uno de los mejores ejemplos de lo cambiante y veleidosa que es la opinión pública, sobretodo cuando es manejada y retorcida para favorecer intereses de grupos que quieren mantener sus privilegios derivados del ejercicio del poder.
 
Es una excelente lección para la clase política de cualquier parte del mundo, no siempre lo que opina y grita la mayoría es la verdad, el mismo Pilatos se quedó sin respuesta cuando preguntó a Jesús cual era el significado de esa palabra.
 
Vox Populi Vox Dei reza la frase latina, que traducido es: ¨Voz del Pueblo Voz de Dios¨, a veces, pero no siempre decimos nosotros.

tras Opiniones de Humberto Salazar

OTROS OPINADORES

César Medina
Fotos engañosas
Ramón Antonio Veras (Negro)
Mi apreciación del debate político hoy
Luis José Chávez
Una sentencia abominable
Encuesta
¿Logrará reelegirse en 2016 el presidente Danilo Medina?
Finanzas
DOLAR US
Compra RD: 44.68
Venta RD: 45.00
EURO €
Compra RD: 48.95
Venta RD: 52.60
Combustibles
Premium RD: 225.50
Regular RD: 205.10
Gasoil RD: 173.20
Gas Pro. RD: 81.70
Gas (sub.) RD: 30.50
El tiempo
El Tiempo en Santo Domingo