Jueves 27 de Julio del 2017
Santo Domingo, República Dominicana

Humberto Salazar

Franklin Almeyda: "El PLD y las fuerzas sociales"
La historia de construcción y consolidación del Partido de la Liberación Dominicana, es sobretodo un relato de la fe que tenían un grupo de hombres y mujeres, en el liderazgo y sapiencia del Profesor Juan Bosch y en su capacidad para analizar y tomar decisiones sobre la realidad dominicana, en una época muy difícil de nuestra historia política.
 
Desde hace unos días queríamos compartir con los lectores de esta columna, nuestras impresiones sobre el libro: ¨El PLD y las fuerzas sociales, testimonio sobre su origen y desarrollo¨, obra del Dr. Franklin Almeyda Rancier, cuya quinta edición ampliada fue puesta en circulación recientemente.
 
Para entender lo que significó dar un paso político como la renuncia del PRD e irse a formar un nuevo partido político, solo habría que ubicarse históricamente en diciembre de 1973, cuando una serie de fuerzas de izquierda y derecha, encabezadas por Bosch y el PRD, trataban de construir el denominado Bloque de la Dignidad Nacional y desalojar del poder al Partido Reformista de Joaquín Balaguer.
 
Las posibilidades electorales de ese grupo de partidos aliados eran enormes, como lo demostró el proceso electoral solo seis meses después, sin embargo el cálculo de lo que podría ocurrir en el país si fuerzas políticas tan disímiles y con objetivos tan divergentes llegaban al poder por la vía electoral, solo podía ser vislumbrado por una persona, que como Bosch, conocía profundamente a los dominicanos.
 
Como describe el autor del libro, el PLD nació en situaciones muy difíciles y complicadas que ponían en peligro su misma supervivencia como partido convertirlo en un nati-muerto.
Solo hay que remitirse a 1978, donde después de contar voto a voto, esa agrupación política solo obtuvo 18,375, contra el PRD, que ganó esas elecciones con 855,765 sufragios a su favor, es decir, si la mayoría es que siempre tiene la razón, entonces era la hora para decir que Juan Bosch se equivocó y que el PRD no era cierto que había cumplido su misión histórica, que fue el argumento usado para abandonar esa agrupación política.
 
Esto es, casi 5 años después de fundado y en su primera participación electoral, con su líder y fundador, Juan Bosch, como candidato a la Presidencia y Rafael Alburquerque como candidato a la Vice-presidencia de la República, el PLD era un partido que no tenía fuerzas numéricas ni para mantener el reconocimiento oficial de parte de la Junta Central Electoral.
 
Antes que ocurrir lo que es lógico, en un país donde prima el arribismo y la tendencia a engancharse en el carro de los ganadores, lo que describe el libro del Dr. Almeyda es el inicio de consolidación de un trabajo político, que al aplicarse en cada organismo, como método de trabajo, la primacía del colectivo sobre las individualidades, rendiría sus frutos que se verían tan pronto como en las elecciones de 1990.
 
Soy de los que creo que el método implementado por el Profesor Juan Bosch, de asumir la racionalidad de las acciones políticas a partir de un análisis de la realidad objetiva, y que las decisiones sobre temas concretos se transmitan por todo el cuerpo social que constituye el partido, ha sido el secreto del exito de la organización política que fundó en el año 1973.
 
Son muchos los que podrían creer que solo por la alianza de 1996 con el Partido Reformista y Balaguer podía el PLD llegar al poder, sin embargo hay que recordar que ese pacto fue el fruto de una serie de acercamientos dictados por la necesidad común, desde la firma del Pacto por la Democracia en 1994, donde el PLD y el grupo de dirigentes que encabezaba Leonel Fernández se acercó a las posiciones anti-perredeístas que asumió Balaguer, fruto de la campaña agresiva que realizó Peña Gómez y el PRD contra del gobierno reformista.
 
Es decir, para la primera vuelta electoral de 1996, Balaguer necesitaba un comodín que detuviera la amenaza que representaba el PRD y el PLD por su parte necesitaba el caudal de votos suficiente para pasar a la segunda ronda electoral, entonces esa necesidad mutua construyó el camino para el Frente Patriótico y la victoria en las urnas, eso fue un análisis de la realidad concreta y asumir en consecuencia una decisión asertiva.
 
Cuando leemos la descripción que se hace en este libro de temas que el autor vivió desde dentro, ya que es miembro fundador del PLD, podemos comprender que la consolidación de ese partido ha sido el fruto de un proceso de años y que surge del análisis colectivo de su Comité Político, para la toma de las mejores decisiones en el momento mas adecuado, manteniendo como norte la unidad interna sobre todas las cosas.
 
Sin dudas, el país tendrá que agradecer al Profesor Juan Bosch la construcción de este partido, que es singular en la historia política de América Latina, y es el único que ha soportado en forma estoica en la República Dominicana, la crisis partidaria generalizada que ha seguido a la desaparición física de los líderes fundacionales de nuestro aún imperfecto sistema democrático.
 
No es costumbre ver a un líder, que roza con el caudillismo tradicional de los países atrasados políticamente, como podría ser considerado Bosch, bajar de su pedestal para hacerse igual a sus subordinados, y discutir entre todos las decisiones que debían adoptar en cada fase del proceso histórico en un país, que como la República Dominicana, esta acostumbrado a endiosar hasta llevar al Olimpo a sus líderes políticos.
 
Ahora, después de un ejercicio de poder en varios años, donde tiene luces y sombras, aunque a nuestro entender son muchas mas las luces, le toca al PLD asumir el compromiso con las ideas mas progresistas de la nación.
 
Le toca a ese partido dar contenido a su fuerza electoral y a la hegemonía que mantiene en la dirección de los poderes públicos.
Vamos a ver, si como sostiene el Dr. Almeyda en su libro, su partido es capaz de volver sobre sus pasos, hacer un análisis desapasionado de la realidad nacional y contribuye con la implementación de los cambios estructurales que necesita la sociedad dominicana.
 
Ya no se trata de masificación, ganar elecciones o tener una fabrica de presidentes, el problema es, como dar contenido a esa validación electoral, y cumplir con el deseo del fundador de ese partido, que es la conclusión de la obra que inició Juan Pablo Duarte en 1844.

tras Opiniones de Humberto Salazar

Encuesta
¿Logrará reelegirse en 2016 el presidente Danilo Medina?
Finanzas
DOLAR US
Compra RD: 44.68
Venta RD: 45.00
EURO €
Compra RD: 48.95
Venta RD: 52.60
Combustibles
Premium RD: 225.50
Regular RD: 205.10
Gasoil RD: 173.20
Gas Pro. RD: 81.70
Gas (sub.) RD: 30.50
El tiempo
El Tiempo en Santo Domingo