Jueves 27 de Julio del 2017
Santo Domingo, República Dominicana

Humberto Salazar

A mi familia y a mí, que nos trate uno de los que aprobó el examen
La verdad es que en la República Dominicana pasan cosas inauditas, porque no sabemos a quien se le ha ocurrido hacer de un examen de ingreso para las residencias médicas, que es el filtro para los profesionales que van a realizar una especialización, un problema nacional.
 
Lo primero es que en todas partes del mundo, parece que con excepción de nuestro país, los médicos que van a ingresar a realizar una especialidad deben someterse a un examen, que siempre es muy difícil, donde deberán demostrar que tienen un nivel mínimo de conocimiento para aprovechar los cuantiosos recursos económicos que se invierten en su educación de post-grado.
 
Hasta ahora, los cupos en los centros de salud adscritos a universidades y con habilitación para brindar especialidades, tomaban en cuenta como factor principal para el ingreso, el lugar donde se realizaba la pasantía de ley; la zona fronteriza por ejemplo otorgaba 5 puntos, cualquier zona rural 3 puntos y los que se quedaban en la Capital solo recibían 1 punto.
 
Es decir, lo mas importante no era la capacidad y conocimiento de la profesión, sino el sacrificio personal que usted esta dispuesto a realizar, mientras mas lejos se iba a realizar la pasantía de ley, mayor posibilidad de ingreso a una de las limitadas plazas de residencias medicas.
 
Parece que con la desaparición de la pasantía a la vuelta de la esquina, este año se dispuso dar prioridad a los que aprueben el examen de ingreso que imparte cada año la Universidad Autónoma de Santo Domingo, y de mas de 4,000 médicos graduados que tomaron la prueba, solo aprobaron con un mínimo de 65 puntos cerca de 750, es decir un 18% del total.
 
Ahora, a los que hemos recolectado y analizado por años los datos que construyen los indicadores de calidad de la atención médica en el primer nivel, que es donde ejercen su labor los médicos pasantes, para nada nos sorprenden estos resultados.
 
Es que del análisis del sistema de gestión clínica, surgen las pruebas documentales de la falta de conocimiento básico de una gran cantidad de los médicos recién graduados de nuestras universidades, y esto se demostró en el examen que se impartió la UASD a esta misma población hace unos días.
 
La calidad del médico que estamos graduando en la República Dominicana deja mucho que desear, no solamente los médicos generales sino también los especialistas, que son usados como fuerza de trabajo barata en nuestro sistema hospitalario, antes que ser reconocidos como profesionales en formación, a quienes se les debe exigir un nivel mínimo de conocimiento antes de que les otorgue la calidad para ejercer una especialidad.
 
La ley General de Salud es muy clara, en el sentido de que los médicos especialistas deben pasar por un proceso de certificación antes de ser autorizados para el ejercicio, y ser sometidos a una re-certificación cada 5 años, donde el profesional demuestre que se ha actualizado y está en capacidad de seguir brindando servicios de calidad a la población que lo requiera.
 
A los que en nuestro país andan protestando y buscando hasta apoyos políticos en el Congreso, no sabemos para que algunos diputados se han puesto a opinar de temas que no conocen, queremos informales que la regulación de las residencias médicas es de la absoluta responsabilidad del Ministerio de Salud y el Ministerio de Educación Superior.
 
En mi caso, que soy médico de profesión, preferiría por mucho que me atienda uno de los profesionales que aprobaron el examen, no quisiera verme en las manos de uno de esos que anda vociferando para entrar a una residencia médica por una decisión administrativa o política.

tras Opiniones de Humberto Salazar

Encuesta
¿Logrará reelegirse en 2016 el presidente Danilo Medina?
Finanzas
DOLAR US
Compra RD: 44.68
Venta RD: 45.00
EURO €
Compra RD: 48.95
Venta RD: 52.60
Combustibles
Premium RD: 225.50
Regular RD: 205.10
Gasoil RD: 173.20
Gas Pro. RD: 81.70
Gas (sub.) RD: 30.50
El tiempo
El Tiempo en Santo Domingo