Miércoles 23 de Agosto del 2017
Santo Domingo, República Dominicana

Ismael Reyes Cruz

Corrupción política ydelincuencia: Relaciones y similitudes
La corrupción yla delincuencia son dos hermanas siamesas, hijas de una misma deformidad social que se gesta en la matriz estructural de una podredumbre sistémica que la permite y la prohíja. Están unidas por estrechos vínculos indisolubles que se alimentan y retroalimentan para posibilitar su permanencia a través del tiempo.
Tanto es así, que en los últimos tiempos hemos visto un crecimiento en espiral de ambas, lo cual no es pura casualidad, sino un reflejo de los múltiples vasos comunicantes que las unen. Como si existiera una relación directamente proporcional entre ambos fenómenos, hemos visto coincidir en el tiempo, frecuencia y gravedad, los casos de violencia delincuencial con los episodios de corrupción política que han sacudido a la opinión pública. 
La delincuencia es una forma de corrupción del cuerpo y del espíritu que generalmente se vale del uso de la violencia para conseguir sus fines funestos. A su vez, la corrupción es una modalidad de violencia contra los intereses de la nación, que muchas veces se transforma en delincuencia organizada valiéndose de políticos que se apandillan paraasaltar el Estado y atracar por vía de consecuencia a toda la colectividad.
La delincuencia común tiene un ámbito de acción restringido que se circunscribe a afectar a una persona, un grupo, una comunidad, un barrio, un poblado.Mientras la corrupción política tiene una esfera de acción mucho más amplia, pues lesiona a toda la sociedad. El delincuente asalta un bolsillo, y en el peor de los casos puede hacer correr la sangre individual. 
El corrupto enquistado en el Estado roba y desfalca las arcas públicas, haciendo que los servicios que brinda el Gobierno se vuelvan ausentes o ineficientes por la anemia de recursos que aquel provoca. En el peor de los casos, también puede hacer correr la sangre derramada colectivamente cuando exacerba la rebeldía social que explota en pobladas contra el orden injusto que asfixia las posibilidades de vivir decentemente por medios honrados.
De esta manera, al sustraer el bienestar común contribuyen a la proliferación del atraso, el empeoramiento de la salud, la escasez de alimentos en las mesas pobres, la desesperanza, las enfermedades y la poca oferta de empleo, entre otros males. Por ende, la avalancha de todos esos problemas concurrentes crea el caldo de cultivo para la expansión e intensificación de la delincuencia común ya convertida en un modo distorsionado de sobrevivencia de los más vulnerables.
El dinero saqueado del presupuesto nacional para engrosar bolsillos y fortunas ajenas, es un recurso que se le sustrae al abastecimiento de medicinas en los hospitales públicos, son fondos que se restan a los servicios sociales o asistenciales del Estado, por tanto empobrecen más a quienes ya están en el fondo de los abismos sociales. 
El daño físico, emocional que un desaforado infringe se queda en la piel y en espíritu de la víctima, pero el perjuicio que ocasiona la corrupción político-estatal nos convierte a todos en víctimas.  Es por ello que urge que los ciudadanos demanden de los tres poderes de gobierno y de las diversas instituciones que conforman la sociedad civil iniciativas,acciones y reformas que contribuyan a frenar las prácticas ilícitas que dañan la paz social y enferman a toda la sociedad.
Cuando no se arrestan a los malhechores y estos se cobijan bajo el amparo de la inacción y la indiferencia; cuando se le deja el terreno libre para que operen a su antojo y las autoridades no cumplen con su función de protegernos, o cuando los responsables locales parecen entrar en contubernio con aquellos, entonces, asistimos a lo que ahora viendo: el aumento exponencial de la criminalidad y el delito en todas sus descompuestas vertientes.
De igual manera, cuando los corruptos no son ejemplarmente sancionados para desalentar la repetición del cohecho; cuando han sido favorecido con la impunidad y se juega a la política con aspavientos judiciales; cuando los desfalcadores siguen estrujándonos en la cara sus riquezas mal habidas, entonces vemos lo que ahora tenemos: un cuadro dedesconfianza en las instituciones públicas y una total incredulidad en los partidos y en los políticos.
Para recuperar nuevamente la fe en los políticos y en la política como medio de vehiculizar las propuestas, inquietudes y demandas sociales, los cambios legales e institucionales tienen que ser de fondo y verdaderos; no se trata de nada más de aplicar medidas correctivas.
Congruente con estas necesidades, en el Partido Revolucionario Dominicano, bajo la égida del ingeniero Miguel Vargas, exigimos un basta ya a la corrupción en todos los estamentos de las instituciones oficiales y ámbitos sociales; demandamos un sistema de gobierno honesto, que tenga como norte el servicio y no apueste por el servilismo que sólo favorece a oscuros intereses de dudosa calidad moral.
Nuestrospaís necesita servidores públicos con vocación de servicio al pueblo,profesionales y confiables; gente comprometida con la patria, con su bienestar y su mejor futuro; en fin, los ciudadanos honestos, tienen la puerta abierta en el PRD para practicar otra manera de hacer política, distinta a buscar enriquecimiento por medios ilícitos.
 

tras Opiniones de Ismael Reyes Cruz

Encuesta
¿Logrará reelegirse en 2016 el presidente Danilo Medina?
Finanzas
DOLAR US
Compra RD: 44.68
Venta RD: 45.00
EURO €
Compra RD: 48.95
Venta RD: 52.60
Combustibles
Premium RD: 225.50
Regular RD: 205.10
Gasoil RD: 173.20
Gas Pro. RD: 81.70
Gas (sub.) RD: 30.50
El tiempo
El Tiempo en Santo Domingo