Lunes 21 de Agosto del 2017
Santo Domingo, República Dominicana

Orlando Gil

Danilo y Leonel de frente
Leonel Fernández y Danilo Medina son dos políticos de raza, y si fueran gallos diría que de la misma traba. Aunque no sería la de Juan Bosch, sino una propia que respondió mejor a los requerimientos de la gallera y de los apostadores.
 
No había porque afanarse en una larga lucha a lo Mao Tse Tung, si la circunstancia ponía al alcance el atajadero de Joaquín Balaguer. Sin embargo, en unas cosas son diferentes, y en otras, distintos, y no es juego de palabras. Fernández luce ambicioso, codicioso de poder, y si los demás se descuidaran, se pondría una corona y se declararía rey. Medina debe ser igual de ambicioso (¿qué político no lo es?), pero lo disimula. Tiene todo el poder, pero no lo aprovecha y mucho menos abusa. Ahí están las encuestas rompiendo las puertas del Palacio Nacional para que deje entrar la reelección, y aunque --de seguro– le gusta la musiquita, se hace el sordo. No el ciego, el sordo, y un poco el mudo. Y se mantiene atento a las celadas y se cuida de caer en emboscadas. Tal vez su actitud pudiera calificarse de egoísmo político, pues tiene a su disposición capitanes, tropas y armas, pero si no ordena, nada ni nadie se mueve…
 
LOS IMPULSOS.- Leonel Fernández es todo lo contrario, no se contiene, y en la actual circunstancia es víctima de sus propios impulsos. Le pusieron un perro en la puerta para que no pudiera salir, y al parecer lo hizo por una ventana, puesto que ya está en la calle, y el sábado pasado lo vieron con un chicharrón en la boca, y tomándolo con las manos, algo poco común en una persona de su rango. Obviamente, gesto de campaña. De una campaña inoportuna, quizás no improvisada, pero – sin dudas – que no lanzada en el mejor momento. Hay mediciones recientísimas que registran un alza en su tasa de rechazo superior al 50%, y esa subida se atribuye a situaciones que escapan a su control. Aunque cuando todo es malo, cada acción es peor. Tampoco era buena opción quedarse guardado. Era consumirse en su manteca, como el chicharrón de Villa Mella. Con todos los caminos cerrados abrió una trocha, aparentemente confiándose en el azar, un azar del que escribía con mucha propiedad, ese mismo sábado, José Rafael Lantigua, uno de sus más connotados colaboradores en esta etapa de lucha política…
 
LAS RAZONES.- Se sabe que Fernández salió, y que está en la calle, pero no se conocen las razones que lo impulsaron a tomar una decisión con tantos y evidentes riesgos. El chisme andaba, y aunque no tenía mucho fundamento, parece que lo convenció, al igual que a los suyos, de que el enemigo era el gobierno.
 
El gobierno que trajo a Quirino Paulino Castillo a fastidiar su vida y afectar sus planes políticos. Solo así se explica esa demostración de poder de la semana pasada, con reuniones de senadores y diputados y miembros del Comité Central del PLD. No es correcto enseñar todas las cartas, pero Fernández no se guardó una, en un destape inusual. Desde todos los puntos de vista, un desafío, y un desafío al gobierno que anida a los reeleccionistas. Los periodistas anotan, pero no comprueban. Los voceros dijeron que tantos, y esos números figuraron en las reseñas. Sin embargo, hubo concurrentes que fueron como diputados al primer encuentro, y al día siguiente, en el segundo, se presentaron como del Comité Central…
 
LOS TRUCOS.- Estas situaciones hay que tenerlas en cuenta, porque ahora se diría que fue un truco de cámara, pero desde la más remota antigüedad el ilusionismo es un recurso válido de guerra. Por no llamarlo engaño. ¿Acaso Saddam Hussein no hizo creer que tenía emplazamientos militares que no eran más que maquetas bien armadas para burlar el reconocimiento aéreo norteamericano? Se cuenta de que en la guerra civil española, el comandante de una fortaleza sitiada consintió en un ardid ingenioso. Hizo figurar como tropas frescas y de refuerzo a sus propios soldados, que salían por detrás y entraban por el frente, como si vinieran de otros lugares. Lo mismo hacen Fernández y su gente. Se cuentan muchas veces, y dan una apariencia equivocada, pero que aprovecha a sus fines. Si tiene 306 miembros del Comité Central, podría tener mayoría. Sin embargo, otros igual de interesados dicen que no fueron más que 175. En todo caso hay que reconocer el genio del senador Vargas y su estupendo múltiplo…

tras Opiniones de Orlando Gil

Encuesta
¿Logrará reelegirse en 2016 el presidente Danilo Medina?
Finanzas
DOLAR US
Compra RD: 44.68
Venta RD: 45.00
EURO €
Compra RD: 48.95
Venta RD: 52.60
Combustibles
Premium RD: 225.50
Regular RD: 205.10
Gasoil RD: 173.20
Gas Pro. RD: 81.70
Gas (sub.) RD: 30.50
El tiempo
El Tiempo en Santo Domingo