Miércoles 23 de Agosto del 2017
Santo Domingo, República Dominicana

Orlando Gil

El PLD: La hegemonìa no siempre logra su objetivo
LA CLAVE.- La experiencia de la Ley de Partidos en la Cámara de Diputados, la semana pasada, dio una clave inesperada, y en la que no habían pensado los dirigentes del PRD y del PRM, pero en particular estos últimos: El PLD tiene dominio de todos los poderes, pero no puede salirse con la suya cada vez que quiera. Los factores ocasionales juegan su papel, y a veces de manera exitosa. El PLD hizo lo que era propio que hiciera para aprobar una legislación que fuera confiable a sus expectativas. Los aspectos cardinales, o contrarios a sus intereses de poder, fueron dejados de lado antes de consagrar el proyecto como ley. Lo suyo no era tanto atajar, como enlazar. Sin embargo, se perdieron en los detalles, y en los detalles ñse diceñ está el diablo. No pensó que PRD y PRM podían coincidir sin hablarse ni mirarse, o que la opinión pública podía reaccionar igualmente cohesionada, y el no al propósito ser tan grande que motu proprio abandonara la aventura. En una operación de suma y resta, era más lo que perdía, que lo que ganaba. La hegemonía puede seguir siendo hegemonía; pero la hegemonía no siempre logra su cometido...
 
LA CIRCUNSTANCIA.- En esta oportunidad, los estrategas no usaron sus armas y la circunstancia fue la táctica genial. El PRM bajó línea, y milagrosamente la directriz fue acogida. Que no se acostumbre, pero esta vez el ensayo le quedó bonito. Sus diputados no quisieron arriesgarse mucho, y hacer sus negocitos por la izquierda, pues se acerca la hora de escoger a los candidatos de las próximas elecciones, y cada cual quiere estar entre los escogidos. La postura fue irreductible, pero si se analizara bien, se tendría que hubo más resabio que real oposición. El PRD calculó mejor, a pesar del Judas conocido, pues sabe que no le conviene en estos momentos coincidir con el PLD. Tiene que arar una tierra dura, a medio desyerbar, y solo puede contar con sus bueyes. Que son menos que antes, y tal vez más cansados. Como no se negoció de la forma en que se hacen los negocios en política, no hizo el papel siempre posible, pero ingrato, de comodín. Como en el caso de la Constitución del 2010, en que acercó su sardina al fuego oficial, y solo se chamuscó, teniendo que comérsela medio cruda...
 
LOS TRATOS.- ¿Qué significan estos resultados? Que si los perredeístas, bajo el denominativo que sea, dejaran de lado la insolencia y pensaran con sentido de poder, los peledeístas fueran una potencial virtual y no enteramente real. La composición de las altas cortes, por ejemplo, es verdad que falta a la equidad, pero culpa de la incapacidad política y no de las mayorías logradas mediante el voto popular. Habría que pensar en qué pasaba por la mente de Joaquín Balaguer cuando le buscaba acomodo al PLD en la presidencia de la Cámara de Diputados, o preguntarse lo mismo respecto a Juan Bosch al aceptar o consentir una ventaja que no se había ganado. Los per versos atribuyen esa generosidad al pragmatismo, a un propósito de gobernabilidad, pero eso podría decirse si hubiera sido simplemente episódico. Pero no. Se siguieron tomando las manos por debajo de la mesa, cuales novios furtivos, hasta que llegó una fecha apropiada para los esponsales. El Frente Patriótico de 1996 no pudo haberse dado sin esos tratos callados, que igual influenciaron en la reforma constitucional de 1994...
 
LOS MEDIOS.- El PLD acaba de perder una batalla, e importa poco si al final gana la guerra, porque el PRD-PRM supo jugar las cartas que la ocasión ponía sobre la mesa. Igual pudo haber sucedido con los órganos públicos, que el PRM continúa descalificando con una rabia de perro amarrado, para después, como el que no tiene vergüenza, tocar la puerta y pedir favores. Como esas vecinas que nunca tienen azúcar y solo se recuerdan cuando ya la cafetera está en la hornilla. ¿Acaso no fue Milagros Ortiz quien fue a la Junta Central Electoral a solicitar a título de préstamo equipos o materiales para montar la convención de ese partido? Y recibirá la ayuda del mismo modo que países como Ecuador, y sin sacarle en cara los pronunciamientos suyos y de sus compañeros contra ese órgano, y sobre todo contra su presidente, Roberto Rosario. La política no debe ser cosa de pícaros ni de fulleros, pero en determinadas circunstancias el fin justifica los medios. Así que, si la JCE tiene los medios, y esos medios facilitan el proceso, nada, solo darle la boca...

tras Opiniones de Orlando Gil

Encuesta
¿Logrará reelegirse en 2016 el presidente Danilo Medina?
Finanzas
DOLAR US
Compra RD: 44.68
Venta RD: 45.00
EURO €
Compra RD: 48.95
Venta RD: 52.60
Combustibles
Premium RD: 225.50
Regular RD: 205.10
Gasoil RD: 173.20
Gas Pro. RD: 81.70
Gas (sub.) RD: 30.50
El tiempo
El Tiempo en Santo Domingo