Domingo 20 de Agosto del 2017
Santo Domingo, República Dominicana

Ruddy L. González

Una alarmante experiencia mèdica
Como les prometí el miércoles pasado, concluyo hoy el relato de la alarmante y penosa experiencia médica que sufrimos mi esposa y yo, hace unas semanas.
 
Apoyados por la opinión de un grupo de médicos amigos sobre las contradicciones entre los resultados de los análisis y estudios, y el diagnóstico que se nos presentó, a mí y a mi esposa, en un renombrado complejo de salud en donde acudimos a realizarnos nuestro chequeo preventivo, fuimos donde dos cardiólogos y ambos concluyeron en que la ‘alarma’ no era tal.
 
La duda nos asaltó cuando en vez de repetir análisis y estudios y/o ‘profundizar’ en los ‘hallazgos’ –allí mismosimplemente se nos remitió a médicos determinados, a un centro determinado y especializado en ofrecer un tratamiento determinado, que no me atrevo a decir que sea infuncional o fraudulento, pues no soy médico, ni lo pretendo, para enjuiciarlo.
 
Como ‘mortales’, nos dijeron por separado los cardiólogos a donde acudimos luego, buscando una ‘segunda opinión’, que ciertamente podíamos ‘caernos muertos’ en cualquier momento, pero no por ‘episodios’ derivados de las situaciones ‘interpretadas’ por los médicos del complejo en donde acudimos a nuestro chequeo preventivo.
 
Mi conclusión: fuimos engañados porque las informaciones que por separado recibimos -mi presión arterial y el ‘grave peligro’ de los niveles de colesterol, y del ‘derrame pleural’ de mi esposa-, no revestían la ‘alarma’ que se nos generó en la unidad médica a donde acudimos. Lo ‘grave’ sí fue el daño que nos generó el estado de temor, tensión e incertidumbre que vivimos esas horas posterior al ‘diagnóstico’ inicialmente recibido.
 
El propósito de estos comentarios, explico, no es otro que advertir a la gente que nos leen cada miércoles, de lo que ya es un comentario generalizado en los círculos médicos y en influyentes sectores de la sociedad nacional: se está comercializando vulgarmente con la salud, siendo el común denominador, en este caso específico, ‘aterrorizar’ personas con ‘algún’ padecimiento –y ‘posibilidades económicas’-, induciéndolos hacia ‘tratamientos’ y ‘procedimientos’ sembrados de promesas que despiertan ilusiones de ‘salud’ y ‘larga vida’, a cambio de unos buenos miles de dólares.
 
(Les prometo seguir con el tema).

tras Opiniones de Ruddy L. González

Encuesta
¿Logrará reelegirse en 2016 el presidente Danilo Medina?
Finanzas
DOLAR US
Compra RD: 44.68
Venta RD: 45.00
EURO €
Compra RD: 48.95
Venta RD: 52.60
Combustibles
Premium RD: 225.50
Regular RD: 205.10
Gasoil RD: 173.20
Gas Pro. RD: 81.70
Gas (sub.) RD: 30.50
El tiempo
El Tiempo en Santo Domingo