Lunes 26 de Junio del 2017
Santo Domingo, República Dominicana

Amaury Ureña

Leonel Fernández y la parábola de uno mismo
Una realidad innegable del expresidente Fernández es que ha sido un campeón electoral sin precedentes en la historia de la democracia dominicana. Otra realidad innegable es que en sus tres gobiernos se realizaron muchas mejoras importantes que solo los que sufren de amnesia no son capaces de reconocer. Solo hay que ver cómo era esta república antes del 1996 y como es hoy, en ese tiempo él ha gobernado 12 años. No se podrá escribir sobre el progreso, sobre el desarrollo, sobre los avances y otras redundancias (el Metro, los elevados y túneles, los recintos de la UASD, los servicios públicos como la obtención del pasaporte y la licencia de conducir, los sectores con 24 horas de energía eléctrica) sin mencionar el nombre del Dr. Leonel Fernández Reyna. Esas verdades no las puede tapar ni el odio más grande, ni el mar (que son tus ojos, niña) ni la ceguera de venda irracional con que quieren taparse los ojos quienes, en su legítimo derecho a olvidar y a odiar (como el amor) le desconocen ese merito que ya es historia.
 
Pero aguántese ahí compañero que no todo es belleza. Existen otras realidades innegables que duelen, como la mano floja en el combate a la corrupción (el crespón de la Sundland, según Subero Isa). Otras dolorosas realidades como la calidad educativa, el sistema de salud, el déficit eléctrico, la seguridad ciudadana y otros dolores que empañan todo lo que se dijo de entrada.
Ese Leonel que en el 1996 fue la novedad, la esperanza, la juventud y la oportunidad está muy lejos del Leonel de hoy maduro, conocido, políticamente desgastado, que hasta ha perdido el poder de convencimiento y la frescura. A ese Leonel es al que hay que vencer en caso de que sea candidato.
 
Pero él mismo debe de reconocer que una posible candidatura suya en el 2016 sería la más débil y vulnerable de todas en la que ha sido candidato presidencial. Él debe de saber que ese odio (hasta para odiar hay que tener criterio) desbordado es muy parecido al que pesaba sobre el expresidente Joaquín Balaguer, pero ojo, Balaguer no ganaba elecciones de forma muy limpias.
 
En fin, Leonel Fernández debe de reconocer que ya él está cautivo de su imagen caminando como dice Alberto Cortez (Parábola de uno mismo) tiene que concebir que muchos otros vengan empujando, que eso es una muestra que ya él no es quien baraja la baraja, que aun fuerte como todavía está su liderazgo tiene que reconocer que está más débil que antes (que morir no es tan fácil, pero hay que saber morir) que uno baja, baja, baja (repitiendo a Cortez) que ya empezó la decadence (Nietzsche) electoral.
 
Las más recientes mediciones dicen que él está tan fuerte y tan débil, tan querido y tan rechazado que lo colocan en una posición en la es necesario reflexionar. Pero na’ como he dicho anteriormente, la política, a pesar de ser ciencia, se nutre de fenómenos inexplicables. Es posible que Leonel esté tentando el calor del caldero o esté calculando algún movimiento de fichas ya que hasta hoy ha sido un gran ajedrecista político.
 
Y aquí me despido que hoy es viernes y el corazón como que lo sospecha.

tras Opiniones de Amaury Ureña

Encuesta
¿Logrará reelegirse en 2016 el presidente Danilo Medina?
Finanzas
DOLAR US
Compra RD: 44.68
Venta RD: 45.00
EURO €
Compra RD: 48.95
Venta RD: 52.60
Combustibles
Premium RD: 225.50
Regular RD: 205.10
Gasoil RD: 173.20
Gas Pro. RD: 81.70
Gas (sub.) RD: 30.50
El tiempo
El Tiempo en Santo Domingo