Viernes 18 de Agosto del 2017
Santo Domingo, República Dominicana

Frank Núñez

Lo que deseo para mi país en 2014
De tiempo en tiempo siempre hay que desenterrar al nunca bien ponderado Aristóteles. Santo Tomás de Aquino debió hacerlo para reformar el entonces rezagado cristianismo occidental  al iniciarse el segundo milenio con la Summa Teológica,  y en lo adelante, no ha surgido filósofo ni teórico de la política y las ciencias sociales que se haya atrevido a soslayar los fundamentos del célebre estagirista. Los que hablan hoy de la Física Cuántica, vuelven a la fuente primigenia del que separara el mundo físico, palpable y visible, del metafísico, sentido e invisible, pero al mismo tiempo innegable.
Agradecido de Don Federico Henríquez Gratereaux, que me introdujo al universo aristotélico, y recordando al fenecido Presidente Joaquín Balaguer, que me envió autografiado su Grecia Eterna invitándome a profundizar en el estudio de la civilización helenística, recurro otra vez al discípulo aventajado de Platón, pero limitándome a las recomendaciones que hace en su Etica para Nicómaco, de que evitemos siempre  los extremos y nos situemos en el término medio de las posiciones.
“Entre la temeridad y la cobardía, debe escogerse la valentía; entre el derroche y la tacañería prefiérase la austeridad”, en esos términos aconsejaba Aristóteles al joven Nicómaco, sabiduría que ha pasado a la posteridad. Trasladándonos al entrante 2014, siempre respetuoso del autor de La Política, deseo a mis compatriotas dominicanos que entre el optimismo exagerado y el pesimismo paralizante, escojamos el realismo prudente, de manera que podamos avanzar a un 2015 de realizaciones tangibles.
Percibo que es tiempo de que los dominicanos, muy especialmente sus líderes y dirigentes, incluida su clase intelectual en desbandada, deben abandonar el pensamiento enlatado de las ONG y los organismos internacionales y comenzar a pensar y contextualizar con cabeza propia, como propusiera una vez el ex presidente Leonel Fernández provocando más de una “bembita” de los prepotentes y los soberbios que se erigen de manera fáctica como representantes de una denominada sociedad civil.
A la República Dominicana del 2014 le cuadra a la perfección el consejo del Apóstol Pablo, convertido al cristianismo en el primer siglo pero de sólida formación grecorromana, de “examinadlo todo y retened lo bueno”. En el año que comienza debe empezar a nacer una verdadera sociedad civil con proyectos que expresen los sentimientos que dieron origen a esta nación.
Gente talentosa, creativa y de buen vivir anda por ahí dispersa en momentos que se requiere de la unión de todos los dominicanos convencidos de que tenemos derecho a trazarnos un camino decidido por nosotros mismos. Los artistas, escritores, periodistas, profesionales de todo tipo que han sido vapuleados por la mediocridad  de los pensadores por encargo debieran unificarse por encima de las banderías políticas y crear una corriente fresca que sacuda al país de la mezquindad reinante, opuesta a toda grandeza política e intelectual.
Estemos conscientes de que vivimos una guerra de aptitudes y actitudes donde debe triunfar no solo el patriotismo, sino también, la calidad por encima de la mediocridad. El talento político que nos ha conducido en los últimos años por el camino del desarrollo, con un crecimiento económico y social que solo un fanático puede negar, debe acompañarse también de lo mejor de nuestros artistas e intelectuales, a fin de que no se siga vendiendo la idea de que los únicos pensantes en República Dominicana son los que se cobijan bajo el manto difuso de la mentada sociedad civil.
Hay que demostrarle a cabilderos  de premios y canonjías como el peruano nacionalizado español Mario Vargas Llosa, que figuras emblemáticas criollas  como nuestro Cardenal Nicolás de Jesús López Rodríguez  merecen respeto, que las institunciones dominicanas como el Tribunal Constitucional no son un relajo, y que las ONG pagadas con dinero imperial no han sido electas por el pueblo de Juan Pablo Duarte para gobernar este país. Y esa labor deben hacerla  los buenos y capacitados dominicanos que están en todos los rincones del país.
Despidamos en paz el 2013, precisamente el año de Duarte cuyas característas históricas destacamos en la entrega anterior, pero recibamos el 2014 acatando el consejo aristotélico, asumiendo el término medio del realismo entre el optimismo y el pesimismo. Así debe haber más probabilidades de que nos vaya mejor y no nos sorprendan asando batatas.
 

tras Opiniones de Frank Núñez

Encuesta
¿Logrará reelegirse en 2016 el presidente Danilo Medina?
Finanzas
DOLAR US
Compra RD: 44.68
Venta RD: 45.00
EURO €
Compra RD: 48.95
Venta RD: 52.60
Combustibles
Premium RD: 225.50
Regular RD: 205.10
Gasoil RD: 173.20
Gas Pro. RD: 81.70
Gas (sub.) RD: 30.50
El tiempo
El Tiempo en Santo Domingo