Viernes 23 de Junio del 2017
Santo Domingo, República Dominicana
Cumpleaños número 60
“Soy periodista las 24 horas del día”

Compártelo en:

Publicada el: 07 de Noviembre del 2014, 8:50:43 pm
Margarita Quiroz
margaritaquiroz07@gmail.com
 
Su formación revolucionaria influenciada por las enseñanzas de grandes líderes políticos como Juan Bosch y José Francisco Peña Gómez,  lo moldearon, como si se tratara de barro crudo, hasta convertirlo en lo que es hoy: la firma Leo Hernández, uno de los mejores periodistas de este país, estratega político, hombre bien informado, pero mejor ser humano, esposo y -por ende- padre.
Más de 40 años lleva batallando en el fascinante mundo del periodismo. “Cuando se siente pasión, se es periodista las 24 horas del día”, ha dicho Leo en reiteradas ocasiones.
Casi siempre viste el traje del académico, nunca encarcela sus conocimientos, al contrario, siente pasión y entusiasmo por enseñar.
Lo que es hoy como profesional se lo agradece a su madre,  María Crecencia de la Rosa (doña Chicha) y a su papá de crianza, José Mariano Peña, también un gran revolucionario, fundador del Partido  Revolucionario Dominicano (PRD) y que la ingrata historia política de este país se ha encargado de mantener en el anonimato.
Su familia.  Leonardo Hernández de la Rosa nació en Santo Domingo un 6 de noviembre, hace hoy 60 años. Sus padres, oriundos de La Vega, emigraron muy jóvenes a la capital. Vidal Hernández, su papá biológico, se dedicaba al comercio y doña Chicha a las labores domésticas.
El Creador quiso que su prole fuera bastante grande, pero muchísimo más es el amor que este dedicado padre siente por cada uno de sus hijos,  15 en total, procreados con varias parejas, y que ya le han dado siete nietos.
Jonathan, Lee, Leo Junior, León, Victoria, Leíto, Elio, Gretcher, Leandra, Fénix, Leonela, Rommy, Lianel, Leo y Sarah Leonor conforman la gran familia de los Hernández, en donde el común denominador es  simplemente quererse  y respetarse como buenos hermanos.
La clave del éxito de este hombre como padre se traduce en amor y, ese es el sentir de sus hijos. A ellos les ha dado lo que el esfuerzo de su trabajo le ha permitido, inculcándoles valores y  contagiándoles el casi enfermizo afán por el trabajo. 
Ver una escena junto a sus hijos, mimándose, disfrutar de sus eternas ocurrencias y carcajadas  así como escucharlo hablar  de sus amigos leales o de su gran pasión: el periodismo, sin dudas mueve a envidia.
Leo   comparte el otoño de su vida con su “Negrita” (esa soy yo), a quien conoció cuando era jefe de Redacción del vespertino “Última Hora”, a finales de los 90, y juntos han (hemos) procreado a dos de sus siete hijas: Rommy y la más pequeña, Sarah Leonor.
Los recuerdos de su infancia en el legendario sector de San Carlos  se vuelcan casi siempre en su memoria. Recuerda sus paseos con su papá Vidal, los juegos en bicicleta con sus amigos, su vida escolar en el Liceo Panamericano, el día en que las tropas norteamericanas invadieron al país en 1965 y hasta su primer amorío.
El desenvolvimiento profesional de un periodista brasileño, enviado a cubrir las incidencias de la ocupación norteamericana, enquistó en Leo el gusanillo por esta profesión. Años después fue becado en la Universidad Central del Este, de donde se graduó a finales de la década de los 70.
En  su memoria también se vuelcan los días cuando Peña Gómez lo subía en una tarima en la Casa Nacional del PRD, donde  por casualidad de la vida vivió junto a sus padres, para que le leyera los discursos que el líder perredeísta escribía y luego casi declamaba, con su voz ronca y embriagante, en el programa radial “Tribuna democrática”.
A los 17 años se graduó de bachillerato en Pedagogía, pero antes de concluir sus estudios y, con tan sólo 14 años, se vio obligado a viajar a Costa Rica donde recibió sus primeros entrenamientos en lo que fue denominado Estructura y Formación de los Partidos Políticos.
¿El Pipigua de Juan Bosch?   Era el más joven de la clase, incluso dentro del grupo de 18 dominicanos que el PRD envío, entre los que se destacan Gustavo Montalvo, actual ministro de la Presidencia y Miguel de Camps, hermano del presidente del Partido Revolucionario Social Demócrata, Hatuey de Camps.
Pronto se convirtió en la mascota de la clase, no obstante, su corta edad no le limitó para que fuera uno de los más brillantes.
A su retorno se internó en Castillo y luego en Villa Riva, al nordeste del país, donde creó el Centro de Formación Política, con la misión de influenciar y formar  a la población más joven. 
Bosch, en ese entonces, líder y fundador del PRD, le entregaba personalmente, al “Pipigua”, 60 pesos mensuales para el mantenimiento del centro. Aunque muchos piensan que el  sobrenombre de Pipigua se lo dio Bosch, realmente fue puesto a Leo por sus compañeros del Panamericano, queriendo hacer referencia a su baja estatura, pero como el destacado líder político y escritor le llamaba de esa manera, muchos,  que le conocen de esa época, aún creen que él fue  el responsable.
Pese a la firme encomienda que lo llevó hasta el nordeste, su pasión por la Comunicación nunca se apagó. Junto a unos amigos editó el periódico  “Renovación”  y, desde el 1971 al 1975,  se convirtió en corresponsal para “Última Hora”, bajo la firma del periodista y gran amigo Víctor Araujo, esposo de la también periodista Zoila Puello.
Su compadre César Medina, quien era jefe de Redacción de Radio Cadena Informativa, lo trajo de vuelta  a la capital.  Todos los días Leo  hacía para este noticiero la sección “Pulso del país”, en la que entrevistaba a los principales líderes políticos de nuestra nación y  de ahí redactaba una nota para “Última Hora”, que era publicada gracias a su también compadre Aníbal de Castro, actual embajador en España, quien entonces era jefe de Redacción del vespertino.
El periodista Gregorio García Castro, “Goyito”, fue su verdadero mentor. A este destacado  periodista, asesinado durante uno de los gobiernos de Joaquín Balaguer, lo recuerda, 41 años después, con gran admiración y lágrimas. De él aprendió la chispa y gracia para redactar no sólo  las noticias y crónicas del diarismo y que  dieron a conocer su firma, sino también “Trizas”, la columna de humor político del diario que era escrita, cuando ya “Goyito” no estaba,  en ocasiones por él y otras por su gran amiga y comadre Sara Savarín.
En los años que “Goyito” permaneció como jefe de Redacción de “Última Hora”, le sirvió a Leo como el maestro al alumno aventajado. Virgilio Alcántara, el director, nunca lo nombró como reportero, y  nunca le permitió entrar a su oficina.
A sus 24 años viajó a Ecuador becado por la Organización de Estados Americanos (OEA), donde realizó estudios de Planificación para la Comunicación del Desarrollo Rural, en el Centro Internacional de Estudios Superiores de Comunicación para América Latina (CIESPAL).
Cuando Aníbal de Castro fue nombrado director de “Última Hora” y Virgilio Alcántara pasó a fundar y ser  el primer director del periódico “Hoy”, Leo entró a formar parte del  selecto equipo de “Última Hora”.
“Recuerdo que llamé a Aníbal para felicitarlo y él me dijo: ‘tú vienes para acá’; entré a cubrir la licencia postnatal de Cándida Figuereo y a los diez días ya estaba nombrado”, relata Leo.
Rápidamente se convirtió en reportero estrella: cubrió Policía, Salud y  Palacio Nacional, fue editor político y finalmente jefe de Redacción.
Anteriormente había sido director de noticiarios radiales.
Durante todos estos años de profesión Leo ha dirigido los departamentos de  Comunicación de catorce instituciones de Gobierno, entre las que se destacan el Instituto de Estabilización de Precios (Inespre),  Obras Públicas, Hacienda y Banco de Reservas.
En 1986 dirigió la campaña de propaganda de la candidatura a la presidencia de Joaquín Balaguer, resultando victorioso, y a quien  le rechazó la designación de encargado de Prensa del Gobierno (lo que hoy considera como un error).
Además trabajó para el Banco Mundial.
Actualmente se desempeña como asesor del Banco de Reservas y director de sus periódicos digitales encarpeta.net y “Visión Dominicana”, funciones que realiza conjuntamente con sus labores de estratega.
Como asesor de imagen ha trabajado para Balaguer, Vicente Bengoa, Miguel Vargas Maldonado, Rogelio Genao, Johnny Jones,  Modesto Guzmán, Luis Toral, Jacobo Majluta, Alfredo Pacheco y Guaroa Liranzo, entre  otros.
Mantiene relaciones de amistad con líderes como Hipólito Mejía, Leonel Fernández y el actual presidente Danilo Medina, lo que evidencia la credibilidad y profesionalidad de la  firma Leo Hernández.
Cuando se le pregunta por qué trabaja con líderes de diferentes banderías políticas, contesta: “Yo simplemente soy un trabajador y para eso sólo hay que centrarse en la discreción profesional”.
Este trabajador incansable nunca termina de aprender y estudiar. Ha ganado por sus méritos y trayectoria nueve becas internacionales, dos del Banco Interamericano de Desarrollo, cuatro de George Washington University, una de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, Ciencia y la Cultura (UNESCO), una de la Organización de los Estados Americanos (OEA)  y una de la Fundación Frederick Ebert.
 Para consolidar su formación como uno de los principales estrategas políticos del país aún se mantiene viajando a diferentes países en procura de empaparse del conocimiento y experiencia de  los grandes estrategas mundiales.
En la George Washington University, donde mantiene acuerdos académicos,  ha participado en importantes seminarios disertados por los jefe de campaña de Barack Obama, Bill Clinton,  Lula da Silva, Cristina Fernández de Kirchner, Michelle Bachelet, entre otros líderes de norte, centro y sur América.
Hoy,  6 de noviembre, día de su cumpleaños número 60,  sus 15 hijos reiteran el amor y admiración que sienten por él, un padre amoroso,  de mente abierta, entregado y muy comprensivo. 

 omentar esta noticia

Nombre:


Email:   (No será publicado)


Comentario: (Máximo 500 Caracteres)



Código de seguridad:


Coloque el texto que ve en la imagen de arriba

Encuesta
¿Logrará reelegirse en 2016 el presidente Danilo Medina?
Finanzas
DOLAR US
Compra RD: 44.68
Venta RD: 45.00
EURO €
Compra RD: 48.95
Venta RD: 52.60
Combustibles
Premium RD: 225.50
Regular RD: 205.10
Gasoil RD: 173.20
Gas Pro. RD: 81.70
Gas (sub.) RD: 30.50
El tiempo
El Tiempo en Santo Domingo